viernes, 4 de marzo de 2011

Rollo Ideal

Esquema Rollo
 

1.    Situación

1.1. Es el primer rollo del primer día de cursillo.
1.2. Existe una actitud de curiosidad , de interrogante, de expectativa
1.3. Al final deben repartirse las Hojas de Aficiones

2.    Técnica

2.1. No debe durar más de 30 minutos.
2.2. Debe usarse un lenguaje sencillo, informal, liviano y directo.
2.3. Siendo un Rollo esencialmente conceptual, debe evitarse que se transforma en algo demasiado intelectual o que pueda resultar decepcionante.
2.4. El rollista debe a través de ´+el, son especificarlo, demostrar que tiene un ideal claro, que lo vive y que éste influye en su vida.
2.5. Debe darse los conceptos y hacerse los planteamientos en términos lógicos, aceptables, admisibles y en lo posible indiscutibles para todos.
2.6. No debe perderse de vista la concatenación de este rollo con el resto del Cursillo, y en consecuencia no debe adelantarse lo que no corresponde.
2.7. Debe darse vivencias personales sobre ideales pequeños.
2.8. El rollista debe presentar ejemplos realistas que demuestren la fragilidad de los ideales que hoy predominan.
2.9. El rollo debe presentar ejemplos realistas que demuestren la fragilidad de los ideales que hoy predominan.
2.10.            El rollo debe darse como quien coloca disimuladamente una bomba de tiempo en un castillo muy bien defendido, la cual debe explotar oportunamente.
2.11.            No obstante que el rollo debe dejar en evidencia la visión que Dios tiene del hombre (Verdad sobre el hombre), no se debe mencionar a Dios.
2.12.            En lo posible debe ser dado por alguien con experiencia en Cursillo

3.    Objetivos

3.1. Hacer ver que el hombre es el ser superior de la creación y que como tal, tiene una dignidad: LO FUNDAMENTAL HUMANO.
3.2. Hacer ver que la dignidad de la persona humana se fundamenta en la libertad, la cual teniendo como base la inteligencia y la voluntad, genera en ella una responsabilidad,. La libertad es tarea y conquista permanente del hombre.
3.3. Hacer sentir la necesidad de tener un ideal que oriente y vitalice la vida personal.
3.4. Demostrar falsos ideales y mostrar la fragilidad de algunos ideales humanos.
3.5. Hacer ver que el hombre es un ser insatisfecho que busca de múltiples maneras la felicidad total.
3.6. Hacer comprender que el hombre, al irse construyendo va haciendo camino, por lo cual deja huella.
3.7. Invitar a pensar, evitando de este modo ser vivido por el ambiente.
3.8. Preparar el camino para el rollo Gracia.

4.    Ideas Clave

4.1. El hombre es un ser insatisfecho que siempre desea más; busca la felicidad. Hay en él un triple vacio fruto, en gran parte, de las concepciones predominantes en la sociedad.
4.1.1.1.      VACIO DE VERDAD (ciencia- filosofía- ideologías…)
4.1.1.2.      VACIO DE BIEN (consumo- poder- materialismo…)
4.1.1.3.      VACIO DE VIDA (comunicación-  hedonismo…
4.2. El hombre es un ser consciente: INTELIGENCIA, VOLUNTAD, LIBERTAD, Capaz de vivir, pensar, y actuar.
4.3. El hombre es PERSONA e INDIVIDUO. Dignidad, Capacidad de Relación (fraternidad- afectividad. Sentido comunitario)
4.4. El hombre no es, sino va siendo.
4.5. El ideal es necesario para la vida del hombre
4.6. El buen uso de la libertad hace que le hombre jerarquice sus ideales.
4.7. Mientras más bajos sean tus ideales menos persona eres; por lo tanto, mientras más persona eres, más altos son tus ideales.
4.8. Siendo el hombre la síntesis de todo cuanto existe, sólo en él la naturaleza y la historia alcanzan su plenitud

5.    Síntesis

5.1. Introducción
5.1.1.   Referencia a la charla preliminar (Primer cajón)
En el cursillo todo tiene su importancia. No despreciar ninguna pieza. Tomar apuntes.
5.1.2.   ¿Por qué estamos aquí? ¿a qué hemos venido?
Porque QUEREMOS MÁS: tener más. Ser más. Parecer más…
Porque ESTAMIOS INSATISFECHOS: personalmente, familiarmente, socialmente, económicamente...
Porque NO SOMOS FELICES: con lo que tenesmo, con lo que hemos hecho, con lo que aparentamos, con lo que somos, etc.

5.2. Causas de insatisfacción del hombre

5.2.1.   El hombre es un recipiente imposible de llenar. Sus facultades de conocer, sentir, desear, sus petitos, instintos y deseos, le piden siempre más. Por su condición de ser incompleto, necesita de los demás ára realizarse.
5.2.2.   Hay en el hombre un triple vacio:
De VERDAD
De BIEN
De VIDA
Por ser estos vacíos de dimensiones infinitas, producen en el hombre un perpetuo hambre de VERDAD, de BIEN y de VIDA.
VACIO DE VERDAD. El hombre siempre querrá más, saber más, conocer más. Y mientras cree saber y conocer, más profundo parece este vacío. El hombre tratará de llenar este vacío: ciencia, filosofía, ideología…
VACIO DE BIEN. El hombre siempre intentará tener más, dominar más , manipular más, etc. Y mientras más bien y domina, más aumenta su ambición y más se ahonda este vacío. El hombre tratará de llenar este vacío; consumismo, poder, materialismo.
VACIO DE VIDA. El hombre siempre tratará de buscar a otros hombres, de comunicarse, de tener todo tipo de experiencias vitales y en la medida  en que ello se vaya logrando, la exigencia irá siendo mayor, y este vacío se irá haciendo más intenso. El hombre tratará de llenar éste vacío: comunicación, hedonismo, escapismo.

5.3. ¿Quién es el hombre?

5.3.1.   Dar una definición del hombre es difícil porque es un gran desconocido para sí mismo, pues presenta una realidad diferente según el punto de vista desde el cual se le pretende definir.
5.3.2.   Sin embargo, para compréndelo, es necesario partir de un concepto básico.
5.3.3.   EL HOMBRE ES UN SER CONSCIENTE, CON INTELIGENCIA, VOLUNTAD Y LIBERTAD, QUE SE DESARROLLA EN EL TIEMPO Y EN EL ESPACIO
Ser. Forma parte de lo creado, del universo que conocemos.
Conscientes. Capaz de darse cuenta de sus limitaciones y potencialidades.
Inteligencia. Capacidad de pensar, de elboara ideas, de buscar y descubrir la verdad y por qué de las cosas.
Voluntad. Capacidad de definirse determinarse, de hacer o no aquello que le propone la inteligencia, de querer algo y luchar por conseguirlo, de ambicionar.
Libertad. Capacidad de elegir ante las distintas posibilidades, de escoger un camino, unos objetivos, una meta. No debe confundirse libertad con libertinajes, pues este último es la negación absoluta de la primera. La libertas no consiste en hacer lo que se antoje cuando y como se nos antoje, esto es libertinajes, es la libertad de los débiles, de los que no han alcanzado aun su madures como persona. La libertad supone responsabilidad, es decir, capacidad de compromiso y de respuesta. La libertad implica básicamente y en primer lugar una capacidad en el hombre para disponer de sí mismo, para ir construyendo con los demás hombres, un mundo mejor. (CIC 1731)
Que se desarrolla en el tiempo y en el espacio. El hombre es el centro de la historia, su autor, su agente, y su actor. El la escribe, ella promueve y él la protagoniza.
5.3.4.   Lo que defina al hombre no es sólo su inteligencia, su voluntad , su libertad o su dimensión histórica, sino algom mas profundo:
Ser PERSONA e INDIVIDUO
Es ¨PERSONA: en cuanto tiene en sí un conjunto de valores irrenunciables, un vocación propia que cumplir, y fundamental una DIGNIDAD. Esta dignidad del hombre se fundamenta  en la igualdad natural que existe entre todos (D.P. n° 841). Todos los hombres tienen el mismo origen, y el mismo destino, unos mismos derechos y unas mismas obligaciones.
ES INDIVIDUO: en cuanto es una realidad única y distintas, con sus tendencias, aspiraciones e ideales que lo distinguen de los demás.
Como individuo, el hombre posees una afectividad que le permite amar, conmoverse, sufrir ya alegrarse.
Como individuo, el hombre tiene una capacidad de relación. Esta llamado por su naturaleza a convivir con los demás hombres. Hay en él un sentido comunitario que lo proyecta hacia los demás.
5.3.5.   El hombre, PERSONA e INDIVIDUO a la vez, está llamado con su inteligencia, Voluntad y Libertad a construir tanto su historia personal, como historia comunitaria, con los demás hombres (CIC 1891)
5.3.6.   El hombre “no es, sino va siendo” (san Ireneo), y como persona con una dignidad, se irá desarrollando en el tiempo y en el espacio movido por sus convicciones,  (CV II.- LG. 17), movido por ese algo que son sus ideales.

5.4. EL IDEAL

5.4.1.   Definición: EL IDEAL ES UN CONJUNTO DE IDEAS, ASPIARACIONES Y PREFERENCIAS QUE MOTIVAN LA VIDA DEL HOMBRE Y LO IMPULSAN A ORIENTAR Y GUIAR SUS PASOS Y SU ACTIVIDAD A OBTENERLAS, A FIN DE LOGRAR LA FELICIDAD
5.4.2.   De acuerdo a esta definición, dos son los elementos del IDEAL
Elementos estáticos. Conjunto de ideas, aspiraciones y preferencias
Elementos dinámicos: motivación o impulso que orienta y guía al hombre a conseguirlas para lograr la felicidad.
5.4.3.   En su vida el hombre necesita ideales. Sin ellos, no es hombre. Mientras más bajos son los ideales, menos persona se está siendo; mientras más persona estamos siendo, más altos serán nuestros ideales.
5.4.4.   Los ideales elevan los actos del hombre, dan una finalidad trascendente a su vida u le dan fuerza para superar los obstáculos, ayudándole a salvar las dificultades.
5.4.5.   Los ideales irán cambiando de forma o estilo según circunstancias., personalidad, tiempo, edad…, pero siempre estarán latentes en el hombre.
5.4.6.   Son características de un verdadero ideal:
Personal. Entendido como “intencionalidad”, como libertad, como compromiso interno.
Vital. Capaz de estimular la existencia.
Plenario. Satisfacer plenamente en el sentido de que frente a él sea imposible pensar en algo mejor.
Asequible. Que exista la posibilidad cierta de alcanzarlo
Móvil de perfecciona. Que exija la realización creciente de la propia perfección bajo todos los aspectos. El ideal da la medida exacta de la propia personalidad; una vida grande no cabe dentro de un ideal mezquino.
5.4.7.   Es necesario que el hombre- con su inteligencia, voluntad y libertad- jerarquice u ordene sus ideales, determine cuales son los que quiere y elija los mejores. Desde este punto de vista, hay ideales parciales y totales.

5.5. CONCLUSIÓN

5.5.1.   Trataremos con los elementos que se nos han entregado, de dar un respuesta personal a las interrogantes sobre nuestra insatisfacciones.
5.5.2.   Para ellos interroguémonos: ¿cuáles han sido ahora nuestros objetivos? ¿Los hemos cumplido? ¿nos hemos realizado? ¿somos realmente felices? ¿cuáles han sido nuestros ideales?
5.5.3.   El cursillo nos permite detenernos y es una oportunidad para analizar nuestros ideales y la forma de alcanzarlos
5.5.4.   La decisión es personal. Aún es tiempo de empezar una vida nueva “hoy es el primer día del resto de tu vida”
5.5.5.   ¿quieres saber cuál es tu ideal?, haz como el campesino que cuando desea saber hacia dónde sopla el viento para iniciar una siembra. Lanza un puñado de tierra al aire…


ANEXOS
 

Catecismo de la Iglesia Católica

Concepto de La libertad
1731 La libertad es el poder, radicado en la razón y en la voluntad, de obrar o de no obrar, de hacer esto o aquello, de ejecutar así por sí mismo acciones deliberadas. Por el libre arbitrio cada uno dispone de sí mismo. La libertad es en el hombre una fuerza de crecimiento y de maduración en la verdad y la bondad. La libertad alcanza su perfección cuando está ordenada a Dios, nuestra bienaventuranza.
1732 Hasta que no llega a encontrarse definitivamente con su bien último que es Dios, la libertad implica la posibilidad de elegir entre el bien y el mal, y por tanto, de crecer en perfección o de flaquear y pecar. La libertad caracteriza los actos propiamente humanos. Se convierte en fuente de alabanza o de reproche, de mérito o de demérito.
1733 En la medida en que el hombre hace más el bien, se va haciendo también más libre. No hay verdadera libertad sino en el servicio del bien y de la justicia. La elección de la desobediencia y del mal es un abuso de la libertad y conduce a “la esclavitud del pecado”(cf Rm 6, 17).
1734 La libertad hace al hombre responsable de sus actos en la medida en que éstos son voluntarios. El progreso en la virtud, el conocimiento del bien, y la ascesis acrecientan el dominio de la voluntad sobre los propios actos.
1735 La imputabilidad y la responsabilidad de una acción pueden quedar disminuidas e incluso suprimidas a causa de la ignorancia, la inadvertencia, la violencia, el temor, los hábitos, los afectos desordenados y otros factores psíquicos o sociales.
1736 Todo acto directamente querido es imputable a su autor:
Así el Señor pregunta a Adán tras el pecado en el paraíso: ‘¿Qué has hecho?’ (Gn 3,13). Igualmente a Caín (cf Gn 4, 10). Así también el profeta Natán al rey David, tras el adulterio con la mujer de Urías y la muerte de éste (cf 2 S 12, 7-15).
Una acción puede ser indirectamente voluntaria cuando resulta de una negligencia respecto a lo que se habría debido conocer o hacer, por ejemplo, un accidente provocado por la ignorancia del código de la circulación.
1737 Un efecto puede ser tolerado sin ser querido por el que actúa, por ejemplo, el agotamiento de una madre a la cabecera de su hijo enfermo. El efecto malo no es imputable si no ha sido querido ni como fin ni como medio de la acción, como la muerte acontecida al auxiliar a una persona en peligro. Para que el efecto malo sea imputable, es preciso que sea previsible y que el que actúa tenga la posibilidad de evitarlo, por ejemplo, en el caso de un homicidio cometido por un conductor en estado de embriaguez.
1738 La libertad se ejercita en las relaciones entre los seres humanos. Toda persona humana, creada a imagen de Dios, tiene el derecho natural de ser reconocida como un ser libre y responsable. Todo hombre debe prestar a cada cual el respeto al que éste tiene derecho. El derecho al ejercicio de la libertad es una exigencia inseparable de la dignidad de la persona humana, especialmente en materia moral y religiosa (cf DH 2). Este derecho debe ser reconocido y protegido civilmente dentro de los límites del bien común y del orden público (cf DH 7).

Concilio Vaticano II

            Constirución Gaudium et Spes

12. Creyentes y no creyentes están generalmente de acuerdo en este punto: todos los bienes de la tierra deben ordenarse en función del hombre, centro y cima de todos ellos.
Pero, ¿qué es el hombre? Muchas son las opiniones que el hombre se ha dado y se da sobre sí mismo. Diversas e incluso contradictorias. Exaltándose a sí mismo como regla absoluta o hundiéndose hasta la desesperación. La duda y la ansiedad se siguen en consecuencia. La Iglesia siente profundamente estas dificultades, y, aleccionada por la Revelación divina, puede darles la respuesta que perfile la verdadera situación del hombre, dé explicación a sus enfermedades y permita conocer simultáneamente y con acierto la dignidad y la vocación propias del hombre.

14. En la unidad de cuerpo y alma, el hombre, por su misma condición corporal, es una síntesis del universo material, el cual alcanza por medio del hombre su más alta cima y alza la voz para la libre alabanza del Creador. No debe, por tanto, despreciar la vida corporal, sino que, por el contrario, debe tener por bueno y honrar a su propio cuerpo, como criatura de Dios que ha de resucitar en el último día. Herido por el pecado, experimenta, sin embargo, la rebelión del cuerpo. La propia dignidad humana pide, pues, que glorifique a Dios en su cuerpo y no permita que lo esclavicen las inclinaciones depravadas de su corazón.
No se equivoca el hombre al afirmar su superioridad sobre el universo material y al considerarse no ya como partícula de la naturaleza o como elemento anónimo de la ciudad humana. Por su interioridad es, en efecto, superior al universo entero; a esta profunda interioridad retorna cuando entra dentro de su corazón, donde Dios le aguarda, escrutador de los corazones, y donde él personalmente, bajo la mirada de Dios, decide su propio destino. Al afirmar, por tanto, en sí mismo la espiritualidad y la inmortalidad de su alma, no es el hombre juguete de un espejismo ilusorio provocado solamente por las condiciones físicas y sociales exteriores, sino que toca, por el contrario, la verdad más profunda de la realidad.

15. Tiene razón el hombre, participante de la luz de la inteligencia divina, cuando afirma que por virtud de su inteligencia es superior al universo material. Con el ejercicio infatigable de su ingenio a lo largo de los siglos, la humanidad ha realizado grandes avances en las ciencias positivas, en el campo de la técnica y en la esfera de las artes liberales. Pero en nuestra época ha obtenido éxitos extraordinarios en la investigación y en el dominio del mundo material. Siempre, sin embargo, ha buscado y ha encontrado una verdad más profunda. La inteligencia no se ciñe solamente a los fenómenos. (…) la naturaleza intelectual de la persona humana se perfecciona y debe perfeccionarse por medio de la sabiduría, la cual atrae con suavidad la mente del hombre a la búsqueda y al amor de la verdad y del bien. Imbuido por ella, el hombre se alza por medio de lo visible hacia lo invisible.

17. La orientación del hombre hacia el bien sólo se logra con el uso de la libertad, la cual posee un valor que nuestros contemporáneos ensalzan con entusiasmo. Y con toda razón. Con frecuencia, sin embargo, la fomentan de forma depravada, como si fuera pura licencia para hacer cualquier cosa, con tal que deleite, aunque sea mala. La verdadera libertad es signo eminente de la imagen divina en el hombre. Dios ha querido dejar al hombre en manos de su propia decisión para que así busque espontáneamente a su Creador y, adhiriéndose libremente a éste, alcance la plena y bienaventurada perfección. La dignidad humana requiere, por tanto, que el hombre actúe según su conciencia y libre elección, es decir, movido e inducido por convicción interna personal y no bajo la presión de un ciego impulso interior o de la mera coacción externa. El hombre logra esta dignidad cuando, liberado totalmente de la cautividad de las pasiones, tiende a su fin con la libre elección del bien y se procura medios adecuados para ello con eficacia y esfuerzo crecientes. La libertad humana, herida por el pecado, para dar la máxima eficacia a esta ordenación a Dios, ha de apoyarse necesariamente en la gracia de Dios. Cada cual tendrá que dar cuenta de su vida ante el tribunal de Dios según la conducta buena o mala que haya observado.

            Declaración Dignitatis Humanae

2.  (…)Todos los hombres, conforme a su dignidad, por ser personas, es decir, dotados de razón y de voluntad libre, y enriquecidos por tanto con una responsabilidad personal, están impulsados por su misma naturaleza y están obligados además moralmente a buscar la verdad, sobre todo la que se refiere a la religión. (…)

V conferencia: Aparecida

387. La cultura actual tiende a proponer estilos de ser y de vivir contrarios a la naturaleza y dignidad del ser humano. El impacto dominante de los ídolos del poder, la riqueza y el placer efímero se han transformado, por encima del valor de la persona, en la norma máxima de funcionamiento y el criterio decisivo en la organización social. Ante esta realidad, anunciamos, una vez más, el valor supremo de cada hombre y de cada mujer. El Creador, en efecto, al poner todo lo creado al servicio del ser humano, manifiesta la dignidad de la persona humana e invita a respetarla (cf. Gn 1, 26-30).
388. Proclamamos que todo ser humano existe pura y simplemente por el amor de Dios que lo creó, y por el amor de Dios que lo conserva en cada instante. La creación del varón y la mujer, a su imagen y semejanza, es un acontecimiento divino de vida, y su fuente es el amor fiel del Señor. Luego, sólo el Señor es el autor y el dueño de la vida, y el ser humano, su imagen viviente, es siempre sagrado, desde su concepción, en todas las etapas de la existencia, hasta su muerte natural y después de la muerte. La mirada cristiana sobre el ser humano permite percibir su valor que trasciende todo el universo: “Dios nos ha mostrado de modo insuperable cómo ama a cada hombre, y con ello le confiere una dignidad infinita” (JUAN PABLO II, Mensaje a los discapacitados, Angelus, 16 de noviembre de1980.)

Nota: pese a que en estos anexos, que son documentos de la Iglesia, se menciona a Dios de manera explicita, en el rollo esta mención debe ser de forma implícita

2 comentarios:

  1. Es importante leer los pasajes bíblicos citados

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el desarrollo de este tema, estaba buscando algo que me encauzara, pues me toca darlo el próximo cursillo y yo siempre he hablado de la oración. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar