sábado, 23 de abril de 2011

ROLLO IGLESIA


ROLLO IGLESIA

                                                        Esquema Rollo                                                  
 
1.      OBJETIVOS


1.1.   Retomar el concepto del llamado a ser hombre, expuesto en ideal y ampliarlo al de vida plena realizado solo en Cristo.
1.2.   Sentar profundamente los cimientos de lo fundamental cristiano: la gracia.
1.3.   Proclamar que el hombre está llamado a la unión con Dios y que solo Dios puede llenar el vacío del alma: por lo tanto, toda existencia histórica del hombre debe estar  marcada por una orientación  hacia Dios
1.4.   Demostrar que Dios es alguien cercano y agradable, pues es Amor, que Dios quiere al hombre y al mundo de los hombres, por lo tanto está comprometido con la historia de la humanidad.
1.5.   Hacer comprender que Dios es el gran interesado en que se luche por redimir y liberar al hombre de cuanto pueda rebajar o esclavizar su dignidad humana.
1.6.   Afirmar que lo material no es la única dimensión del hombre ni en ningún de los casos la más importante.
1.7.   Hacer comprender que la intimidad con un Dios que ama, es fundamento indispensable de cualquier compromiso social.

2.      SITUACIÓN

2.1.   Es el tercer rollo del primer día de cursillo
2.2.   Existe un ambiente de expectativa

3.      TÉCNICA

3.1.   No debe durar más de una hora y media.
3.2.   Es un rollo de profundo contenido doctrinal, lo cual exige que el rollista debe tener un conocimiento adecuado sobre la materia.
3.3.   Lo anterior en todo caso no puede impedir que, como todos los rollos del cursillo, éste sea también eminentemente vivencial. A través de su exposición se debe ver claramente que lo que el rollista dice, además debe ser verdad, LO VIVE.
3.4.   No debe utilizarse un lenguaje rebuscado, sino por el contrario se debe exponer con sencillez y claridad
3.5.   No es indispensable desarrollar todas las imágenes de la Iglesia que propone la síntesis, basta con tomar algunas de ellas, de acuerdo a la realidad del Cursillo que se está dando.

4.      IDEAS CLAVES
4.1.   La vida de Dios es comunitaria. La Gracia es participación de esta Vida Divina, de donde procede todo amor y toda comunión, para grandeza y dignidad de la existencia humana
4.2.   Los prejuicios y las falsas ideas que se tienen de la Iglesia contradicen y falsean el rostro de Cristo
4.3.   Más que definirse, la Iglesia se expresa bíblicamente a través de imágenes.
4.4.   La Iglesia es un sacramento universal de salvación:
                     ·                 Sacramento de Cristo: Prolongación de Su
                     ·                 Encarnación
                     ·                 Sacramento de unidad
                     ·                 Cuerpo Místico de Cristo
                     ·                 Pueblo de Dios
                     ·                 Templo del Espíritu Santo
4.5.   La misión de la Iglesia es la Evangelización, hacen presente a Cristo entre los hombres.
4.6.   Todos los miembros de la Iglesia participan de la misión sacerdotal, profética y real de Cristo.
4.7.   La Iglesia tienes una parte divina (invisible) y una parte humana (visible).
4.8.   Características de la misión del laico: seglaridad- vocación de santidad. Solidez en la fe- fidelidad al magisterio- vivencia comunitaria- vitalidad misionera- “Hombre de Iglesia en el corazón del mundo y hombre de mundo en el corazón de la Iglesia”.
4.9.   El fracaso de la Iglesia es el fracaso de nuestras vidas.
4.10.                   María, madre y modelo de la Iglesia.
4.11.                   Nos salvamos en el racimo o nos condenamos.
4.12.                   “Iglesia soy yo”

5.      SÍNTESIS

5.1.   INTRODUCCIÓN
5.1.1.     El mundo actual está en crisis, y una de sus características es el fenómeno de la globalización con sus consecuencias negativas
5.1.2.     Por ejemplo: el desempeño, el aumento de las diferencias entre ricos y pobres y la competencia injusta que coloca a las naciones pobres en situación de inferioridad cada vez más acentuada (E.A. 20-21)
5.1.3.     Se observa un cúmulo de paradojas inquietantes y absurdas (G.S. 4; D.P. 51, 52)
Al mismo tiempo hay deseos de: paz, libertad, justicia, fraternidad, unidad. La mayoría busca la felicidad con espíritu egoísta: hombres islas (G.S. 1, 83; D.P. 17-26).
5.1.4.     La raíz del mal que sufre el mundo, es el alejamiento de Dios; en la cual, no deja de tener una responsabilidad el cristiano y por ende la Iglesia.
5.1.5.     La solución radical y totalizante de todos los problemas que afectan al hombre está en Cristo, en la Vida de la Gracia (G.S. 13, 27 y 32; Med. 1 y 3).
5.1.6.     Dios se comunica al hombre en un constante diálogo de amor. Por ser el amor factor de unidad por naturaleza, la Gracia se tiene que vivir en forma comunitaria (II. FF. N° 374, 375 y 378).
5.1.7.     En este rollo, como se va conversar sobre la Gracia vivida comunitariamente, se titula Iglesia.

5.2.   IMÁGENES FALSAS DE LA IGLESIA
5.2.1.     Hoy la Iglesia es noticia en el mundo, aunque la gran mayoría no sabe ni comprende lo que verdaderamente es.
5.2.2.     Existen en la actualidad varias imágenes falsas de la Iglesia: sociedad comercial, conjunto de edificios, supermercado de sacramentos, institución caduca, grupo de presión, oficina de turismo, etc.

5.3.   ¿QUÉ ES LA IGLESIA?
5.3.1.     La Iglesia solo tiene sentido y puede llegar a ser comprendida desde el Misterio de Cristo (C.V. II- LG. N° 11, 14 y 40; C.V. II- SC N° 10).
5.3.2.     Dios crea el mundo por amor, en un acto libre  misterioso de su sabiduría, y decide hacer a los hombres participes de su Vida Divina. Pero el hombres no le es fiel, y libremente, por su soberbia peca.
5.3.3.     El Padre no abandona a la humanidad caída, sino que elige un pueblo para que sea depositario de su Plan de Salvación y prepare la venida de Su Hijo para ofrecer- a través de El- un Camino de Salvación. La Iglesia (L.G. 3).
5.3.4.     La voluntad salvadora del padre se realiza en la historia a través de la Iglesia. La Iglesia es Cristo que pervive en la historia.
5.3.5.     La Iglesia es Sacramento de Cristo, Sacramento Universal de Salvación y Sacramento de Unidad. “La IGLESIA es la comunidad de quienes creyendo, ven en Jesús al autor de Salvación y principio de Unidad y de Paz” (Cf. L.G. 9; J.P. II, Discurso inaugural Puebla).
Cristo es Él mismo, el Misterio de la salvación:
“No hay otro Misterio de Dios fuera de Cristo”, San Agustín.
Los Siete sacramentos son signos y instrumento mediante los cuales el Espíritu Santo distribuye la gracia de Cristo, que es la Cabeza, en la Iglesia que es su Cuerpo. La Iglesia contiene por lo tanto y comunica la gracia invisible que ella significa. En este sentido analógico ella es llamada Sacramento de Cristo (C.I.C. 774).
“La Iglesia es Cristo como sacramento o signo e instrumento de la unión intima de los hombres con Dios, es el primer fin de la Iglesia”.
Como la comunicación de los hombres radica en la unión con Dios, la iglesia es también sacramento de unidad del género humano. Esta unidad ya esta comenzada en ella porque reúne a todos los hombres “de toda nación, raza, pueblo y lengua” (Ap. 7,9); al mismo tiempo, la Iglesia es “signo e instrumento” de la plena realización de esta unidad que aún está por venir (C.I.C 775). Como sacramento la Iglesia es Instrumento de Cristo. Ella es asumida por Cristo “como instrumento de redención universal” (LG 9), sacramento universal de salvación (LG 48), por medio del cual Cristo “manifiesta y realiza al mismo tiempo todo el misterio del amor de Dios al hombre” (GS 45, 1) (C.I.C.776).
5.3.6.     A través del tiempo, se han utilizado diversas imágenes para explicar el misterio de la Iglesia, para fundamentar u aclarar sus objetivos y para entender su sentido de Sacramento de Cristo, Sacramento de Salvación y Sacramento de Unidad.
5.3.7.     La Iglesia se expresa bíblicamente más en imágenes o signos, en misterio, que en términos racionales (C.R. página 353; II.FF. N° 377 y D.P 227y 231; C.I.C. 753-757).
5.3.8.     No se puede pretender analizar todas. Nos referiremos solo a algunas, a las cuales el Concilio Vaticano II ha dado especial relieve, por ser las que más claramente expresan su realidad y unidad: Iglesia- Cuerpo Místico de Cristo e Iglesia- Pueblo de Dios.
                    ·            La Iglesia es EL CUERPO MÍSTICO DE CRISTO. (Encíclica Misticy Corporis, Pio XII; LG. 7; 1 Cor. 12, 12-27; Rom. 12, 4-5; C.R. página 167).
                    ·            Esta unidad de Cristo- Vida con los fieles, Su Cuerpo, implica: una responsabilidad como miembros del Cuerpo Místico (Rom. 12, 4-5); solidaria de los hombres entre sí, “NOS SALVAMOS EN RACIMOS O NOS CONDENAMOS”; obligación de orar y santificarnos unos por otros; la Iglesia está en un perenne “hacerse”.
                    ·            Como Cristo, Dios y Hombre, en la Iglesia se dan dos realidades: una humana, visible, significante y otra divina, visible, significada (LG 8; D.P. 230).
                    ·            La Iglesia es UNA SOLA (D.P. 225): la Comunión de los Santos. Unidad en la diversidad y en la dispersión (D.P. 245; C.I.C. 790-791).
                    ·            Cuerpo Místico Total: Cristo (cabeza), Iglesia (cuerpo), Espíritu  Santo (alma), jerarquía (esqueleto) (C.I.C. 792-798).
                    ·            María Madre y modelo de la Iglesia (D.P. 282 a 291).
5.3.9.     La Iglesia es EL PUEBLO DE Dios en la Marcha; formado por todos los fieles bautizados, bajo la guía del papa y de los obispos (LG 9 y 17; DV 14 y 15: Gál. 6, 10; VIC. Página 20-25; D.P.235 a 236).
El Pueblo de Dios tiene características que le distinguen claramente de todos los grupos religiosos étnicos, políticos o culturales de la historia (C.I.C. 782)
                    ·            La Iglesia es un Pueblo Elegido.
                    ·            La Iglesia es un Pueblo Universal (Is. 49,6; Lc. 2, 32; D.P. 233, 237).
                    ·            La Iglesia, Pueblo Familia de Dios (D.P. 238 a 239, 285).
                    ·            La Iglesia Pueblo Santo (D.P. 250 a 253).
                    ·            La Iglesia Pueblo Peregrino (D.P. 254 a 256).
                    ·            La Iglesia, Pueblo Enviado de Dios (D.P. 257 a 259).
                    ·            La Iglesia, Pueblo Servidor (CP 270 y 271).
                    ·            Características del Pueblo de Dios (CIC 782-786)
5.3.10. Propiedades (o cualidades) de la Iglesia (C.I.C. 811- 812).
                     ·            La Iglesia es Una (C.I.C. 813- 816).
                     ·            La Iglesia es Santa (C.I.C. 823-829).
                     ·            La Iglesia es Católica (C.I.C.830-834).
                     ·            La Iglesia es Apostólica (C.I.C. 857-863-864).

5.4.   MISIÓN DEL LAICO
5.4.1.     Hoy en día os criterios y el espíritu del mundo y los criterios y el espíritu de la Igleisa son muchas veces antagónicos. Es necesario compenetrar estos dos criterios, fundirlos en unos solo y, ello es la tarea fundamental de la Iglesia: Cristianizar el mundo y hacer que penetre el Evangelio en las estructuras.
5.4.2.     En esta tarea, una parte corresponde especialmente a la Jerarquía: trasmitir la Gracia y el Mensaje de Cristo, como administradores del Sacerdocio Ministerial, ministros de la Palabra y de los Sacramentos (LG 34).
Por otra parte, será tarea especial y especifica de los Laicos, que son la gran mayoría en el Pueblo de Dios, transformar las estructuras, impregnando de Espíritu Cristiano las realidades temporales (LG 36), promoviendo el bien común, anunciando el Evangelio con la palabra de vida, iluminados por la fe, fundamentados en el Evangelio y el la Doctrina Social de la Iglesia y guiados por la Jerarquía (LG 31 y 33; D.P. 786-789 y 792-793) (C.I.C. 873 y 897-900).
5.4.3.     Para esta tarea a la cual nos incorporamos por el bautismo y la configuración como miembros vivos y operantes de la Iglesia, Cristo nos hace participes de su triple misión: Sacerdotal, Profética y Real (J.P. II- Enc. DR 18).
Misión Sacerdotal: estamos llamados a consagrar el mundo a Dios, ofreciendo nuestro actuar diario con un sentido de culto y alabanza (LG 34; DP 252) (C.I.C. 901-903),
Misión Profética: estamos llamados a dar testimonio de Cristo con nuestra vida y con nuestra palabra (J.P. II Enc. DR 19). Cristo trae Vida, y éste debemos vivirla. Profeta es el que anuncia (Jn. 20, 21). Debemos ser la voz de los que no tienen voz (LG 35; DP 268 y 377; C.I.C. 904-907).
Misión Real: Dios nos entregó el mundo y nos dio la facultad de dominarlo. Somos reyes y para Cristo reinar es servir (C.I.C. 908-913). Debemos procurar que los bienes creados se usen rectamente, en servicio de todos los hombres, y que se distribuyan según el Plan de Dios (LG 36; AA26; DP 1216 y 322; Med. 15 y 10; EN 70). El sentido esencal de esra realiza del hombre consiste en dar prioridad a la ética sobre la técnica, a la persona por sobre las cosas, el espíritu sobre la materia (J.P. II _ Enc. RH 16)
5.4.4.     Para seguir a Jesús no es necesario apartarse del mundo (Jn. 17, 15). No se puede cristianizar el mundo desde afuera. La Iglesia debe estar encarnada y presente en la historia.
5.4.5.     Las características de la misión del laico son:
Seglar: estamos llamados a contribuir desde dentro a la santificación del mundo, desde donde el Señor nos ha colocado, con nuestro testimonio de vida y de palabra: familia, sociedad, trabajo, cultura, ciencias, artes, medios de comunicación, economía, etc. (LG 31; DP 789-731; EA 44).
Sobrenatural: su eficacia y su eficiencia estarán en íntima relación con la unión que mantengamos con Cristo (Jn. 15, 5; DP 799; LG 34).
Apostólica: con una vitalidad misionera, como enviados de Dios entre los hombres (DP 799; Jn. 15, 5 y 16).
Jerárquica: en comunión con los pastores, conjugando obediencia y libertad, iniciativa y colaboración, sentido de diálogo: exponiendo problemas, proponiendo iniciativas, sugiriendo soluciones y obedeciendo determinaciones (LG 37; DP 808; CL 16).
Comunitaria: compartiendo valores y experiencias, favoreciendo el intercambio de personas y bienes (DP 655).
5.4.6.     María es Madre y modelo de la Iglesia. María es modelo extraordinario en el orden de la Fe, lo que debe estimularnos a:
                     ·            Imitar su confianza y complimiento de la voluntad de Dios con el Sí  de la anunciación (DP 292-303).
                     ·            Tener su voluntad de acogida, de amor y respeto por la vida.
                     ·            Seguir su modelo de entrega, como la que tuvo al pie de la Cruz.
                     ·            Preocuparnos por los problemas de los demás, como fue su actitud cuando fue en ayuda de su prima Santa Isabel o cuando pidió a su Hijo el milagro de Caná.

5.5.   CONCLUSIÓN

5.5.1.     Los laicos deben ser signo de esperanza en sus ambientes.
5.5.2.     Tenemos una misión personal e intransferible que realizar: Hacer que la vida de Dios,  LA VERDAD SOBRE JESUCRISTO, llegue a los demás.
5.5.3.     La historia actual de la Iglesia, es la historia de nuestras vidas.
5.5.4.     Tememos conciencia que:
-          SOMO IGLESIA, TÚ, YO, NOSOTROS, SOMOS IGLESIA
-          SOMOS MIEMBROS VIVOS Y ACTIVOS DEL CUERPO MÍSTICO.
-          SOMOS INTEGRANTES DEL PUEBLO DE DIOS EN MARCHA.
5.5.5.     Que la vida de Dios llegue y actué en ti y en los demás, depende de ti, depende de mí, depende de todos.
5.5.6.     Estamos llamados a ser “sal de la tierra” y “luz del mundo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada